Rodamón con PROBIKE: crónica 7

Home/Noticias/Rodamón con PROBIKE: crónica 7

Rodamón con PROBIKE: crónica 7

Xavi Narro es guionista de televisión. Ha trabajado en Mediapro, Barcelona TV y APM? de TV3 antes de dejarlo todo para dar la vuelta al mundo en bici con el apoyo de Probike. También podéis seguir su aventura en:

www.rodamon.tv

http://www.facebook.com/rodamon.tv 

CRÓNICA 7 – 14 DE NOVIEMBRE

Si mi última crónica desde Kazajistán daba una idea de las gélidas temperaturas que se hacen presentes en Asia Central cuando aún quedan semanas para el invierno, ahora que estoy en Xinjiang, en el noroeste de China, os puedo asegurar que aquí el frío se convierte en el principal problema de un cicloturista.

Ya hace dos semanas que abandoné Almaty, dondé pasé unos días de “vacaciones”, es decir, alejado de la bici y haciendo una vida más o menos normal: paseando a pie por las calles, tomando té en una cafetería, yendo a cenar y algún día, incluso, saliendo de fiesta.

Pero pronto este paréntesis se acabó y me reencontré con Chris y Stu Marshall, los hermanos ingleses con quien había estado pedaleando desde el norte de Kazajistán y hasta que nos separamos porque ellos pasaban por Kirguizistan antes de entrar en China.

Me explicaron que antes de llegar a Bixkek, un conductor agresivo atropelló a Chris; y justo el día que nos volvíamos a poner en marcha, otro coche chocó contra Stu. Pedalear por estos parajes es toda una aventura, pero es necesario ir con mucho cuidado con los conductores porque no hay cultura de ciclismo y casi nadie respeta las bicis.

Por suerte, los hermanos Marshall están bien y pudimos empezar a tirar hacia China. Los últimos días en Kazajistán fueron un aviso de lo que nos esperaba al atravesar la frontera: días fríos en los que teníamos que pedalear con mucha ropa de abrigo encima y noches gélidas en las que nos despertábamos rodeados de escarcha.
 
En el punto fronterizo de Khorgas enseñamos el pasaporte unas diez veces y, después de perder varias horas pasando controles, llegamos oficialmente a China. Xinjiang es una provincia autónoma tradicionalmente habitada por los uigures, un pueblo turco como los kazajos, que hablan su propio idioma y son de confesión musulmana. Por eso, aquí se puede disfrutar de contrastes como ver el alfabeto árabe al lado de pictogramas chinos o comer un buen lagman halal con palos.

 

La primera noche en territorio chino fue tan dura que desde entonces hemos buscado siempre un techo bajo el que dormir: ¡hasta se nos heló que teníamos dentro de la tienda! Pronto subimos a todavía más altitud, pasando al lado del misterioso lago Sailimuhu, rodeado de altos pico con nieves perpetuas. Y a continuación, el blanco lo invadió todo. Por suerte evitamos la nevada, pero durante cuatro días pedaleamos por un paisaje absolutamente invernal.

Pasado de largo Urumqi, la capital de Xinjiang, la nieve empezó a desaparecer para dar paso a un terreno pedregoso y totalmente árido. Nos acercamos al desierto del Gobi y no veremos verde hasta dentro de unas semanas.

La última parte de la ruta ha cruzado la depresión de Turpan, y bajamos en picado desde más de 1000 metros sobre el nivel del mar a -150. Y después de un día de viento especialmente favorable, alcanzamos nuestra mayor distancia recorrida en bici en una sola jornada: 157 kilómetros.

Llegar a China supuso un cierto choque debido, sobre todo, al tiempo que hacía que estábamos en países donde se habla ruso: el idioma es una barrera cultural, o un reto, muy importante. Pero igual que nos acostumbramos al alfabeto cirílico, ya hemos aprendido nuestras primeras palabras en mandarín.

En cuanto a las personas que hemos conocido aquí, de momento hemos tenido mucha suerte y hemos cruzado con gente muy hospitalaria que nos ha ayudado tanto como ha podido, nos ha invitado a comer o a cenar o simplemente ha intentado tener una conversación con nosotros utilizando la mímica.

Ahora nos toca empezar a bajar hacia el sureste, camino de la provincia de Gansu, donde esperamos encontrar un clima más cálido que nos permita pedalear con más comodidad  y volver a acampar en la intemperie. Por tanto, ¡continuamos rodando!

By | 2015-03-17T09:46:27+00:00 Noviembre 15th, 2012|Noticias|0 Comments

About the Author: